Elisa Maza

Date : January 14, 2018

 

Aqui catalana de ocho apellidos extremeños, independentista “fins al moll de l’os”, enseguida entendereis porqué: -Aviso de tocho. -Puede herir la sensibilidad. -Todos los trolls serán bloqueados.

El padre de mi padre estaba un dia en el bar, cuando al parecer le oyeron hablando mal del alcalde. No era un revolucionario ni un rojo, ni estaba en un sindicato. Solo un campesino analfabeto que criticó al alcalde tomando un vino con los amigos. Esa noche la GC se lo llevó y no lo vieron más. Debe seguir en una de esas cunetas que no te dejan abrir. No se si tendrá que ver, mi padre fue toda su vida un hombre violento y alcoholico. En los años treinta por fin pudieron votar las mujeres; mi bisabuela era una pobre campesina, pero decidió ejercer y se fue a votar. Cuando llegó al trabajo, su jefa le preguntó si habia votado y a quien. Al responder, la jefa se enfadó “¿como que has votado a ese, si te dije que votases al otro?”. Cogió un palo y empezó a darle palos a mi bisabuela hasta que se cansó. Unos dias después, mi abuela fue a preguntar por su madre y se la encontró en la cama, agonizando, de la paliza que le habian dado no se podia levantar. Murió una semana después. En cuanto tuvo oportunidad, mi abuela vendió lo poco que tenia y se vino para catalunya con sus cinco hijos la mitad de los cuales, por cierto, no eran de su marido si no del cacique, que tenia derecho de pernada de facto. Mis padres se conocieron en mallorca, trabajando en un hotel, y cuando mi hermano tenia dos años volvieron a catalunya, donde ya no se movieron.
Aqui nací yo, en un barrio donde todo el mundo habla castellano y se considera catalunya otra provincia de españa, sin más. El catalán era una asignatura del colegio que me servia para ver a Son Goku, igual que el inglés lo usaba para entender las canciones de la radio.
Ya entonces vi signos de catalanofobia en mi familia y vecinos, y siempre me molestaron. Como decir “no vayas a esa tienda, que si hablas en castellano te miran mal”. Yo pensaba, pues conmigo son muy amables, a lo mejor el que les mira mal eres tu porque hablan en catalán.
Muchas anecdotas de esas, a veces se ponian a despotricar que si los catalanes son esto o lo otro y yo me enfadaba “oye, que yo soy catalana”, “no te digo a ti, a los catalufos esos que hablan en catalán”. Como si yo fuese menos catalana por mi lengua.
Cuando empecé a moverme fuera del barrio, conocí muchos “catalanes de verdad”, y nunca me trataron diferente por donde eran mis padres. Tambien entendí su punto de vista de ser “una tierra ocupada”, cuando me contaban como tenian prohibido hablar en catalán y cosas asi.
Entonces cuando escuchaba hablar de la independencia siempre pensaba que votaria que si, porque a ver ¿quien quiere mantener un rey que cobra en un mes el doble que tu en todo el año, estamos en la edad media o en juego de tronos? Además un pais pequeño es más manejable.
Pero no era algo que me quitase el sueño. El 9N voté SI, y luego me olvidé y seguï con mi vida, que bastante complicada era. No pude estudiar por falta de dinero y quise independizarme pronto por problemas en casa, pero como esto es españa, no lo conseguí hasta los 28.
Entre el paro juvenil, la burbuja inmobiliaria, el empleo precario… bastante tenia con ir tirando. Trabajé en varios sitios por 700 euros, y cuando por fin me iban a hacer fija en una empresa, llegó la crisis y me fui al paro. A los dos años seguia sin nada, y cuandose acabó la prestación pedí los 400 euros, y como es una ayuda familiar y yo vivia sola, no tenia derecho. Resultado: perdí casi 20 kilos en tres meses porque no comia. No sabes que es la desesperación hasta que no vas a una entrevista mareada y con dolor de estomago de hambre no te dan el puesto, y al llegar a casa tienes avisos de cortes de agua y luz en buzón. En fin, no quiero extenderme en esto, sobrevivi gracias a amigas que me ayudaron, me dieron comida y me consiguieron un trabajo. Y en esas llegó el referendum.
Pensaba volver a votar que si, por principios, pero no crei que sirviese de nada, como la otra vez. Entonces fui a una charla de SUMATE que hicieron en mi barrio, y me ilusioné pensando que esta vez iba de verdad, de hacer un pais nuevo donde la gente no se muera de hambre mientras los ladrones viven de lujo. Además, después de que en la ultimas generales volviese a ganar PP me quedó claro que españa no tiene remedio. La idea de poder separanos me dio esperanza en el futuro, por primera vez en mucho tiempo.
Cuando rajoy empezó a amenazar de que no se podia votar, me enfadé mucho. ¿Como que no, tu quien te crees que eres para impedirme ejercer mis derechos? En lugar de negociar, nos envia un ejercito de paramilitares para asustarnos. Que te lo has creido.
Estaba decidida a votar costara lo que costara, asi que cuando vi un panfleto de un CDR me apunté para defender los colegios. El resto es historia. A mi colegio no vinieron, pero ese dia nos pegaron a todos. Nunca olvidaré que mientras nosotros sufriamos y sangrabamos defendiendo la democracia, el resto de españa aplaudia. “Amigos” de fb se reian de nosotros. Nunca volveré a ser española. He estado en todas las manifestaciones, incluida Bruselas, y estaré en todas las que vengan. No importa el precio, mis hijos vivirán en un pais decente.
Alguien dijo en el Parlament que los castellano parlantes debemos votar pensando en nuestros abuelos, y eso hago. Pienso en el abuelo que no me dejan desenterrar, y en la bisabuela que murió apaleada por votar. Un siglo después no ha cambiado nada.
Tengo cientos de mensajes y no puedo responder a todos. Gracias por la acogida. Nos vemos en las calles. Salut i República.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

@