Llevo un par de días, leyendo las experiencias de personas q han venido d otros lugares y votaron república. Es emocionante leer esas historias. Desde la más profunda humildad, permitidme que os cuente la mía. La historia de un LEGIONARIO q votó República.
Hijo de catalana y cartagenero (Cartagena es independiente de Murcia o eso dicen ellos), criado en Hospitalet de Llob. Mi padre llegó a Barcelona con 2 añitos, y curiosamente pese a no ser catalán de nacimiento, era el que más catalán hablaba fuera de casa.
Mi padre fue policía en BCN, y votante del PP. Yo en cambio, salí un poco rebelde de joven. Odiaba la manera de gestionar las cosas de mi padre, así que en aquellos tiempos en que se hacía la mili, yo no puse obstáculo y me piré d casa. Me tocó en Zaragoza, pero como transcurrida una semana, no me habían dado la ropa y nos tenían paseando arriba y abajo por el cuartel, en cuanto vinieron los legionarios, me fuí con ellos nada menos que a Ceuta. Económicamente yo iba algo justo y en casa no iban sobrados, así que para allí me fui.
Mientras a un soldado le pagaban 2500 pesetas, en la Legión la mensualidad era de 27.000 pesetas al mes, a cambio de recibir alguna hostia que otra. Me daba igual. Era joven, y tenía ganas de divertirme lejos de casa. Mi perdición. El lavado de cabeza fue considerable, pero tras 9 meses, me licencié y volví a BCN para trabajar en Port Olímpic de camarero. Año 1994. Quería entrar en los Mossos, así que me presenté a la convocatoria de 1997 y me suspendieron en el examen escrito de catalán… Mi cabreo fue tal, que poco después, aprobé el exámen para METP METP significa: Militar Empleo Tropa Profesional Hice el campamento en Jabalí Nuevo con los paracaidistas. Pasados 3 meses, tras jurar bandera, pedí destino en la 1a Bandera de la Legión en Melilla. Firmé por 18 meses. Allí conocí a los más grandes grifotas y plateros que he visto en mi vida, y como no, caí… Caí en un pozo sin fondo llamado drogas, mentiras, abusos, robos, atracos, maltrato…me convertí en un pieza, tanto, que pasé más de un año en prisión militar por pegar a la gente de la calle de otras etnias, a mis compañeros…caí en un pozo tan oscuro y profundo, que pensé que no lograría escapar de él. Me porté tan mal, que el ejército me declaró, NO APTO para la renovación, así que me licencié en el año 2000, dos meses tarde, ya que estaba cumpliendo condena. Volver a Catalunya después de esa experiencia fue duro.
Seguía muy enganchado a la cocaína, aunque socialmente, había hecho progresos. Un par de trabajos desperdiciados, y un año después de mi regreso, en fin de año, conocí a una chica maravillosa, que me ayudó a salir de la oscuridad. Juntos, dejamos la fiesta, las drogas, en general dejamos los excesos, y ya han pasado 16 años y seguimos juntos. Gente de todas las razas, religiones y creencias, me han enseñado en los últimos años de mi vida, que la EMPATÍA, es el más importante de los ingredientes, para comprender a los que nos rodean.
Me han enseñado, que pese a nuestras diferentes creencias y costumbres, tan solo existe una raza en la Tierra, la RAZA HUMANA. La cuestión es que desde que volví, soy votante de ERC y creo en la república, como la solución a muchos de nuestros problemas.
Anna (así se llama mi amorsito) y yo, no tenemos hijos, tenemos tres perritos maravillosos, y un pequeño negocio q nos permite pagar facturas sin tener q aguantar a nadie. La meva pitjor etapa com a persona, và ser justament quan era egoísta i feixista. Un petó a totes i tots😘😘

 

Puedes descargar o imprimir este hilo y compartirlo con tus vecinos, amigos y familiares.  IMPRIMIR o DESCARGAR

Comment (1)

David Morales

Hosti tio quina història. I tanmateix que versemblant. El que jo dic sempre de l’Exèrcit, com a ex-membre també. aquests no arreglen res, si de cas espatllen.
Me n’alegro que tot s’hagi redreçat i et vagi bé. Una abraçada. De un hijo de Extremeño y Aragonesa ahí es nada.

7 months ago

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

@